Tratamiento-Médico-Para-el-Vitiligo

Tratamiento Médico Para el Vitiligo. El tratamiento del vitíligo ha sido una de las principales preocupaciones de la medicina moderna. Esta condición afecta a los pacientes tanto física como psicológicamente. No existe aún la cura perfecta. Pero sí hay muchos métodos para contrarrestarlo, de los cuales te vamos a dar cuenta.

Todo lo que debes saber sobre el tratamiento del vitíligo

La elección del tratamiento depende de su edad, cuánta piel está afectada y dónde, qué tan rápido está progresando la enfermedad y cómo está afectando su vida.

Terapias

Las terapias son un método de tratamiento del vitíligo con un cierto costo, a decir verdad. Aunque por otro lado son la opción más eficaz y a la que más estudios se le ha dedicado.

Fototerapia con UVB

Conocida también como “terapia de luz”, este método trabaja con luz ultravioleta B de banda estrecha. Está comprobado que puede ralentizar en buena medida el avance del vitíligo.

La frecuencia de aplicación de la fototerapia dependerá de cómo reaccione tu piel. Por lo general se realiza el tratamiento al menos dos veces por semana. En cuanto al tiempo de resultado, el promedio es de medio año si se quiere un efecto total sobre la enfermedad.

Una de las ventajas de esta alternativa es que existen dispositivos portátiles que permiten aplicarla. Así puedes recibir tu tratamiento en la comodidad de tu hogar sin que se reduzca el nivel de efectividad.

Tratamiento-Médico-Para-el-Vitiligo

Despigmentación

La terapia de despigmentación suele usarse bajo dos condiciones. La primera es que se haya probado otras opciones sin ningún resultado. Y la segunda es que ya esté generalizado el vitíligo.

Esta terapia funciona mediante la aplicación de un agente despigmentante. El mismo es aplicado no en las áreas que presentan la enfermedad, sino en las que no han sido afectadas. Eso hace que se vayan aclarando hasta mezclarse con las otras.

Lo más usual es que la despigmentación se haga unas dos veces al día por un período de aproximadamente nueve meses. Tiene la gran ventaja de ser permanente, pero puede generar otros efectos tales como:

  • Picazón.
  • Enrojecimiento
  • Piel seca.
  • Hinchazón.

Terapia con psoraleno

Esta combinación está compuesta por fototerapia y psoraleno. Este último es una sustancia especial que se obtiene de algunas plantas. La unión de los dos permite devolverles el color a las manchas.

Para este tratamiento debes primero ingerir el psoraleno o aplicártelo en las zonas con la enfermedad. Posteriormente recibirás terapia con luz ultravioleta A.Se puede decir a ciencia cierta que este método ha demostrado ser muy eficaz. No obstante, conlleva mucho trabajo, razón por la que se ha optado por otras terapias.

Terapia de monobenzona

Este tratamiento del vitíligo se hizo famoso gracias a Michael Jackson, quien lo utilizó para contrarrestar esta enfermedad en su cuerpo. Consiste en el uso de monobenzona para lograr el blanqueamiento de la piel.

Al hacerlo se consigue eliminar el contraste entre las zonas afectadas y las que no lo están. Es una forma de disimular el vitíligo, si bien no lo elimina realmente. Además, es permanente, lo que ahorra tiempo a largo plazo.

Fármacos

Los medicamentos usados contra el vitíligo no son realmente una alternativa para detener el avance de la enfermedad. Son más bien una herramienta que te puede ayudar a recuperar y equilibrar tu color de piel.

Los fármacos pueden ser utilizados de varias formas. Pueden trabajar por sí solos o ser usados en conjunto con alguna de las terapias que ya hemos mencionado.

Ungüentos inhibidores de calcineurina

En este grupo incluimos fármacos como el Elidel y el Protopic. Esta opción tiene más efecto si el vitíligo está presente en zonas de poco tamaño. El resultado es todavía mejor si es en el cuello o el rostro.

En contraste con lo anterior, estos ungüentos suponen un pequeño riesgo. Según estudios de la FDA es posible que guarden relación con la aparición del cáncer de piel. Esto aun sin ser la causa directa.

Crema con corticosteroides

Esta crema es especialmente eficaz al comienzo de la enfermedad. Una aplicación continua y uniforme puede contribuir enormemente a restablecer el color perdido.

Eso sí, esta opción no se destaca por ser la más rápida. Sus resultados tardan un poco, llegando incluso a tomar varios meses en algunos casos. Asimismo, pueden ocasionar algunos efectos secundarios en la piel:

  • Adelgazamiento. Las capas de la piel van perdiendo densidad, y puede llegar a notarse.
  • Rayas. Este efecto hace aparecer líneas similares a las cicatrices.

Inyecciones y píldoras de corticosteroides

Los corticosteroides también están disponibles en inyecciones y píldoras. Ahora bien, la estructura de cada una facilita un efecto más rápido. Por consiguiente, se recomienda para las personas cuyo vitíligo avanza con mucha velocidad.

Cirugías

Las cirugías, como tratamiento del vitíligo, son una opción bastante compleja. Por eso se recomienda cuando ya ninguno de los métodos anteriores ha dado frutos.

Hay unos cuantos tipos de cirugía, pero todos están destinados a igualar el tono de piel. Para ello se restaura el color original. Es fundamental además que tu condición sea estable, para evitar cualquier riesgo innecesario.

Injerto de ampolla

En esta cirugía el doctor crea ampollas en las zonas libres de vitíligo. Seguidamente toma la parte superior de dichas ampollas y las deposita en la piel despigmentada.

Para este tratamiento se usa casi siempre la succión. Es un modo muy preciso y rápido. Por desgracia, existe un riesgo mínimo de que genere otras zonas decoloradas.

Trasplante de suspensión celular

En este trasplante se toma tejido afectado y se lo mezcla con una solución. Después se lo inserta en la piel que presenta el vitíligo. Los resultados aparecen luego de unas cuatro o cinco semanas.

Injerto de piel

Esta cirugía consiste en la transferencia de trozos de piel saludable a las zonas decoloradas. Es la opción perfecta si tu vitíligo ha afectado áreas realmente pequeñas. Entre sus riesgos están:

  • Cicatrices
  • Adoquines
  • Infecciones

Tratamientos naturales

Hasta ahora hemos visto tratamientos y métodos respaldados por estudios médicos. Pero la verdad es que aunados a ellos están algunos remedios naturales.

Quizá los mismos no cuenten con el mismo historial académico, aunque tampoco generan efectos secundarios. Algunos son utilizados como prevención, mientras que otros se utilizan a la par de la enfermedad. A continuación, te mostramos los más efectivos:

Aceite de germen de trigo

Este aceite, aparentemente, puede contribuir a disminuir el avance de las manchas y a reducirlas al mínimo. Todo ello gracias a que es rica en vitaminas E y B.

Si quieres usar este tratamiento del vitíligo necesitarás un algodón. Empápalo con el aceite y aplícalo sobre las áreas afectadas. Deberás esperar a que la piel lo absorba. No hace falta que te laves.

Pimienta negra

Como tratamiento del vitíligo la pimienta negra es relativamente reciente. Aun así, se dice que puede elevar la producción de melanina en tu piel.La razón tras ello es que la pimienta negra contiene una buena proporción de piperina. Esta última es conocida por ser una generadora de melanocitos.

A diferencia de su uso en la cocina, la pimienta negra se utiliza aquí de forma externa. Debes aplicarla sobre las zonas que presenten decoloración. Para esto debes seguir unos pasos:

  • Calienta una taza con aceite de oliva, y luego añádele la pimienta negra.
  • Espera cinco minutos antes de retirar la taza.
  • Con la mezcla ya fría, deposítala en un frasco (preferiblemente de vidrio).
  • Aplica la mezcla en las áreas con vitíligo utilizando un algodón.

Licuado de polen de abeja con kiwi

Este remedio se destaca porque se ingiere de manera oral, tal como con cualquier bebida. Más que un tratamiento del vitíligo es una medida preventiva, dado que fortalece el cuerpo y en especial la piel.

Este licuado debe ser ingerido antes del desayuno. Para elaborarlo necesitarás al menos 15 gramos de polen y 1 kiwi. Corta este último en rebanadas y deposítalo en la licuadora.

Luego agrega una cucharada del polen, y bátelos.Ya no queda más que beber el licuado. Haz esto a diario. Y si puedes, únelo con una buena dieta. Cabe destacar que si no tienes polen puedes optar por miel.

Batido de pepino

Este último remedio, al igual que el anterior, ayuda a prevenir el vitíligo. Funcionará incluso si ya se está gestando en tu cuerpo sin que te des cuenta.El batido está compuesto por ½ pepino, unos 125 gramos de yogurt natural y un gel de aloe vera. Este último lo puedes reemplazar con cualquier fruta rica en antioxidantes.

Debes trocear el pepino y colocarlo en la licuadora. Seguidamente añade el gel y el yogur. Bátelos hasta lograr una mezcla homogénea, y bebe el resultado. Repite este proceso al menos una vez por día.

Referencias

Mayoclinic.org

American Acedemy of Dermatology

Medical News Today